Envíos a CABA, Vicente López, Olivos, Martínez, San Isidro, San Fernando, Victoria, Tigre, Pilar, San Martín, Tres de Febrero, La Matanza - San Justo, Lanús, Avellaneda, Morón, Malvinas Argentinas. Envío sin cargo +$4000 a CABA y los partidos de Vicente López y San Isidro. +$6000 Pilar y Tigre (sábados)

Es posible que hablar de comida entusiasme a los italianos tanto o incluso más que degustarla. En efecto, poseedores de una de las gastronomías más variadas y apetitosas, los italianos se complacen en ponderar platos, comentar ingredientes y alabar las especialidades regionales: Petrarca ya lamentaba que a sus compatriotas les interesara más la cocina que la literatura. Este libro es ante todo una festiva y apasionada declaración de amor a Italia, a sus habitantes, su cultura y, sobre todo, a la casi inabarcable variedad de sus cocinas regionales.

Concebido como un imaginario viaje de norte a sur, esta guía gastronómica y cultural presenta en cada uno de sus capítulos los productos típicos de cada región y modos de elaboración: de las so­berbias sopas de pescado a los sublimes risottos, del infinito mundo de la pasta y de los quesos a la magia de los aceites de oliva, las pizzas, los helados o los aromáticos cafés.

Para transmitirnos toda esta sabiduría culinaria, la autora recupera recetarios de diversas épocas y rememora las impresiones que Italia provocó en viajeros como Goethe, Stendhal o Dickens. Ha visitado también mercados y ferias, e incluye suculentas páginas acerca de las virtudes de la cocina mediterránea y otras tantas sobre la filosofía del Slow Food, ese movimiento social que aspira al cultivo de un hedonismo inteligente. En suma, esta obra entusiasmará a los lectores hasta el punto de que querrán subir al primer avión hacia Italia.

Por qué a los italianos les gusta hablar de comida? - Elena Kostioukovitch

$1.250
Por qué a los italianos les gusta hablar de comida? - Elena Kostioukovitch $1.250

Es posible que hablar de comida entusiasme a los italianos tanto o incluso más que degustarla. En efecto, poseedores de una de las gastronomías más variadas y apetitosas, los italianos se complacen en ponderar platos, comentar ingredientes y alabar las especialidades regionales: Petrarca ya lamentaba que a sus compatriotas les interesara más la cocina que la literatura. Este libro es ante todo una festiva y apasionada declaración de amor a Italia, a sus habitantes, su cultura y, sobre todo, a la casi inabarcable variedad de sus cocinas regionales.

Concebido como un imaginario viaje de norte a sur, esta guía gastronómica y cultural presenta en cada uno de sus capítulos los productos típicos de cada región y modos de elaboración: de las so­berbias sopas de pescado a los sublimes risottos, del infinito mundo de la pasta y de los quesos a la magia de los aceites de oliva, las pizzas, los helados o los aromáticos cafés.

Para transmitirnos toda esta sabiduría culinaria, la autora recupera recetarios de diversas épocas y rememora las impresiones que Italia provocó en viajeros como Goethe, Stendhal o Dickens. Ha visitado también mercados y ferias, e incluye suculentas páginas acerca de las virtudes de la cocina mediterránea y otras tantas sobre la filosofía del Slow Food, ese movimiento social que aspira al cultivo de un hedonismo inteligente. En suma, esta obra entusiasmará a los lectores hasta el punto de que querrán subir al primer avión hacia Italia.